El etiquetado es la principal vía por la que los operadores de empresas alimentarias informan sobre sus productos a las personas consumidoras. La información que aparece en las etiquetas de los alimentos, permite que cada persona pueda hacer la elección más adecuada para ella.

 

El etiquetado de los alimentos está regulado por el Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. Afecta a todos los sectores alimentarios y se debe cumplir obligatoriamente con todos sus requisitos (salvo excepciones citadas en el propio reglamento).

Entre las novedades que aparecen en este Reglamento, destacan:

INDICACIÓN DE SUSTANCIAS QUE PUEDAN PROVOCAR ALERGIAS E INTOLERANCIAS

Una de las principales novedades es la obligatoriedad de la indicación de cualquier sustancia que pueda provocar alergias o intolerancias, tanto en alimentos envasados como no envasados.

 

Se indicarán en la lista de ingredientes, con una tipografía que las diferencie del resto de ingredientes. Si el alimento no tuviera lista de ingredientes, se incluirá la mención “contiene” seguida del nombre de la sustancia alergénica.

 

Cuando la denominación del alimento haga referencia clara a la sustancia o producto que cause alergias o intolerancias, no es necesario etiquetar la sustancia o el producto en cuestión.

 

Listado de alérgenos a declarar

Comunicación de la Comisión de 13.7.2017 relativa a la información alimentaria facilitada acerca de las sustancias o productos que causan alergias o intolerancias, según figuran en el anexo II del Reglamento (UE) 1169/2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor

En caso de que se facilite información voluntaria sobre alérgenos, ésta no inducirá a error ni será ambigua ni confusa para las personas consumidoras, y se basará en datos científicos pertinentes.

 

Respecto a este tema, la Comisión Europea deberá ir adoptando actos de ejecución sobre la aplicación de los requisitos a la siguiente información alimentaria voluntaria:

 

a) información sobre la posible presencia no intencionada en el alimento de sustancias o productos que causen alergias o intolerancias;

Etiquetado precautorio de alérgenos (EPA) – FIAB (2016)

 

b) información relativa a la adecuación de un alimento para los vegetarianos o veganos;

c) sobre la posibilidad de indicar ingestas de referencia para uno o varios grupos de población específicos

 

d) información sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos.

Reglamento de ejecución (UE) 828/2014 de la Comisión, relativo a los requisitos para la transmisión de información a los consumidores sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Dar información nutricional sobre el alimento ha pasado a ser obligatorio desde el 13 de diciembre de 2016 para prácticamente todos los alimentos.

La declaración habrá de realizarse obligatoriamente “por 100 g o por 100 ml”, indicándose el valor energético y las cantidades de:

VENTA A DISTANCIA

Si bien es evidente que cualquier alimento suministrado a través de la venta a distancia debe cumplir los mismos requisitos de información que los alimentos vendidos en comercios, es necesario aclarar que, en tales casos, la información alimentaria obligatoria pertinente también debe estar disponible antes de realizar la compra, salvo la fecha de duración mínima.

 

Cuestiones relacionadas con la venta a distancia en el marco del Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor

Requisitos de información al consumidor en los alimentos que se suministren mediante venta a distancia – FIAB (2014)

 

Igualmente, en el caso de que sean alimentos no envasados, debe constar la información general antes de la compra, salvo fecha y país de origen. No obstante, toda la información debe acompañar a los alimentos en el momento de su entrega.

LEGIBILIDAD

Con el objetivo de que la persona consumidora pueda ver la información del alimento con mayor facilidad, se ha establecido un tamaño mínimo de fuente para la información obligatoria de 1,2 mm. Si la superficie máxima de un envase es inferior a 80 cm², el tamaño mínimo se reduce a 0,9 mm.

En los envases en los que la superficie más grande sea inferior a 10 cm², no es necesario incorporar ni la información nutricional, ni la lista de ingredientes.

 

Directrices de legibilidad en la información alimentaria al consumidor – FIAB (2014)

PAÍS DE ORIGEN

Las carnes frescas de cerdo, ovino, caprino y aves de corral se suman a los productos que ya declaraban el país de origen en su etiquetado (carne de vacuno, miel, frutas y verduras y aceite de oliva).

Indicación del país de origen o el lugar de procedencia del ingrediente primario

 

El artículo 26 del Reglamento (UE) 1169/2011  establece que cuando se mencione el origen o procedencia de un alimento y este no sea el mismo que el de su ingrediente primario, se indicará también el del ingrediente primario.

Para que los consumidores puedan tomar decisiones con mayor conocimiento de causa, es preciso establecer normas específicas que deben aplicarse cuando se mencione el país de origen o el lugar de procedencia del ingrediente primario.

Es por ello que se ha publicado el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/775 de la Comisión de 28 de mayo de 2018 por el que se establecen disposiciones en lo que se refiere a las normas para indicar el país de origen o el lugar de procedencia del ingrediente primario de un alimento.

Por otro lado, la Comisión tenía un plazo para  presentar un informe que evaluase la viabilidad y un análisis de costes y beneficios de la indicación del país de origen de ciertos productos:

Informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la indicación obligatoria del país de origen o del lugar de procedencia de la leche, la leche utilizada como ingrediente de productos lácteos y los tipos de carne distintos de la carne de vaca

 

El informe concluye que el etiquetado obligatorio del origen para estos productos supondría cargas reglamentarias y un impacto económico importante, por lo que considera como mejor opción facilitar dicha información de manera voluntaria.

 

El Reglamento (UE) 1169/2011 habilita a los Estados miembros a introducir medidas nacionales sobre la indicación obligatoria del país de origen. Tras encuestas dirigidas al consumidor, a nivel estatal se consideró oportuno regular esta materia, con carácter experimental, durante un período de dos años, en línea con regulaciones similares establecidas en otros Estados miembros del entorno.

 

Como consecuencia, se publicó el Real Decreto 1181/2018 relativo a la indicación del origen de la leche utilizada como ingrediente en el etiquetado de la leche y los productos lácteos, con el fin de regular la indicación obligatoria del origen de la leche

OTRAS NOVEDADES

Los aceites o grasas vegetales deberán especificar su origen.

Los nanomateriales artificiales deberán indicarse claramente en la lista de ingredientes, seguidos de la palabra “nano” entre paréntesis.